Nuestra tienda ofrece una alta calidad y certificados de medicamentos comprar viagra en México Un producto aprobado por la Oficina de control de alimentos y medicamentos (FDA).

  • jueves, 27 de abril de 2017.

Para entender la consumación de la Independencia

El Acta de Independencia, una declaración muy peculiar
Por: Alfredo Ávila Rueda

Nuestra declaración de independencia es diferente a las del continente americano, donde casi todas fueron hechas en plena guerra. La mexicana fue redactada cuando la independencia ya era un hecho consumado.

 

 

El 28 de septiembre de 1821 una junta, reunida poco antes en el pueblo de Tacubaya, promulgó el Acta de Independencia del Imperio Mexicano. El origen de ese documento y de la misma junta que lo promulgó estaba en el plan de independencia que, en febrero del mismo año, proclamó el coronel Agustín de Iturbide en Iguala. En dicho plan se alababa a España como la nación más “piadosa y magnánima” del mundo, que había criado a la América Septentrional, es decir, a Nueva España. De tal forma, se suponía que el nuevo país había alcanzado fuerza y unidad, por lo cual se separaba de la antigua metrópoli. De hecho, una de las metáforas que más se usaba en la época para justificar la independencia era, precisamente, la del vástago que alcanzaba la mayoría de edad y podía, por lo mismo, emanciparse, lo cual no significaba una ruptura con la casa paterna.

 

En agosto, el Tratado de Córdoba ratificaba aquellos principios que culminarían con el Acta de Independencia. Ahora bien, en este documento, España, la “nación piadosa”, era vista como una potencia que, “por trescientos años”, había oprimido a la nación mexicana. Como casi todas las declaraciones de independencia del mundo, afirmaba que el “Autor de la Naturaleza” había concedido derechos “inenagenables [sic] y sagrados”. A diferencia de la declaración de Estados Unidos, que por ser la primera sirvió como modelo a muchas que vinieron después, los derechos los ejercía la nación y no las personas.

 

En los siguientes párrafos, la declaración redactada por el abogado Juan José Espinosa de los Monteros se deshacía en halagos a Iturbide, un genio, superior a toda admiración y elogio”, a quien consideraba único responsable de que México recuperara sus derechos y se convirtiera en una nación independiente y soberana. En resumen, no parecía que hubieran sido los mexicanos los que pelearon para recuperar sus derechos, sino el jefe del Ejército de las Tres Garantías quien se los dio a la nación.

 

Un caso excepcional

 

Como puede verse, se trata de un documento peculiar, en especial si lo comparamos con otras actas proclamadas en el continente americano en los años anteriores. Para empezar, la declaración mexicana se hizo en un momento en el que el país era ya prácticamente  independiente. La guerra estaba reducida a Veracruz; en concreto, al castillo de San Juan de Ulúa, que todavía estaba en manos de los españoles. En cambio, la primera declaración de independencia, la de Estados Unidos, fue signada en 1776, pero el conflicto bélico continuó por varios años. Los ejércitos británicos estuvieron a punto de eliminar a los colonos que peleaban por la emancipación y la guerra cada vez se volvió más cruenta.

 

Algo parecido ocurriría en América del Sur. En Caracas, la proclamación se realizó en julio de 1811, cuando la guerra apenas empezaba. Las tropas españolas ocuparían esa ciudad en poco tiempo y los ejércitos patriotas fueron derrotados y replegados. La guerra se mantuvo por una década con una intensidad cada vez mayor.

 

Nueva España y las provincias internas también pasaron el mismo proceso. La primera declaración de independencia de estas regiones se proclamó en San Antonio de Béjar, en Texas, en abril de 1813. Los rebeldes de esa región enfrentarían derrotas y el fortalecimiento de las autoridades españolas. Muchos kilómetros al sur, en Chilpancingo, el Congreso reunido por José María Morelos también declararía la independencia, en un momento en el que la estrella del gran caudillo empezaría a declinar, tanto política como militarmente. En poco más de un año, la insurgencia ya no representaría ningún peligro para el dominio español. Lo normal era eso, como ha señalado el historiador británico David Armitage, mientras que las declaraciones de independencia hechas al final de cada proceso revolucionario fueron excepcionales antes del siglo XX.

 

Todas estas actas se hicieron en medio de conflictos cuya resolución no era previsible. Por eso, las discusiones de las asambleas que las elaboraron presentaron discrepancias, dudas y posibilidades. De nuevo, el caso de Estados Unidos es ejemplar, y no sólo por haber sido el primero. El Segundo Congreso Continental que se reunió en Filadelfia no tenía planeado siquiera presentar una declaración. Al contrario, muchos de los delegados que allí se reunieron favorecían el diálogo con las autoridades británicas, con el objetivo de obtener derechos. Para su mala fortuna, en Londres el Parlamento condenó a los colonos rebeldes como traidores. Cuando estas noticias llegaron, algunos de los más destacados patriotas consideraron que no había más alternativa que romper definitivamente con los ingleses y crear una república. Por supuesto, otros se opusieron. No parecía conveniente enfrentarse a Gran Bretaña, la principal potencia militar y mercantil de la época. Romper con el rey también resultaba una medida muy radical. Las discusiones fueron muy acaloradas y la unidad entre las trece colonias estuvo a punto de romperse en varias ocasiones.

 

En el Congreso de Anáhuac también hubo controversias. Para José María Morelos, la primera misión de aquella asamblea sería, precisamente, la proclamación de la independencia, como quedó señalado en el primer artículo de sus Sentimientos de la Nación. Poco después de que se instaló el Congreso, el diputado Ignacio López Rayón llamó la atención acerca de los inconvenientes de esa medida. Recordó que en un principio el movimiento insurgente impulsó un gobierno propio para el país, pero sin romper con el rey Fernando VII. Cambiar eso y declarar la independencia absoluta podría ocasionar, entre otras cosas, que la Gran Bretaña auxiliara a España en su empeño por mantener el dominio americano. En el sur del continente la incertidumbre también estuvo presente en la asamblea reunida en Tucumán en 1816, cuando declaró la independencia de las Provincias Unidas de Sudamérica en el antiguo virreinato del Río de la Plata.

 

En cambio, los vocales de la Junta Provisional Gubernativa del imperio mexicano publicaron el Acta de Independencia al día siguiente de que el Ejército de las Tres Garantías entrara en la ciudad de México. Esta Junta había sido nombrada por Agustín de Iturbide, en cumplimiento del plan de independencia elaborado en Iguala en febrero de 1821. Esto también resultaba una anomalía comparada con las asambleas previas que, siquiera formalmente, estaban integradas por delegados que representaban a las colonias o a las provincias que darían forma a los nuevos países independientes.

 

 

Esta publicación sólo es un fragmento del artículo "El Acta" del autor Alfredo Ávila Rueda, qu es epublicó íntegramente en Relatos e Historias en México, número 102