• domingo, 25 de febrero de 2018.

Biografías

  • El suicidio de Antonieta Rivas Mercado en la catedral de Notre Dame en París

    El suicidio de Antonieta Rivas Mercado en la catedral de Notre Dame en París

    Por: Luis Salmerón

    El 11 de febrero de 1931, en la catedral de Notre Dame de París, Antonieta Rivas Mercado se dio un tiro en el corazón y puso fin así a una corta pero productiva y apasionada vida dedicada al impulso de las artes y de los valores democráticos en nuestro país

  • Un titán en la cancha: el futbolista español Benjamín Alonso Canga

    Un titán en la cancha: el futbolista español Benjamín Alonso Canga

    Llegó al Asturias de México en 1935
    Por: Gerardo Díaz

    Canga es considerado uno de los más destacados españoles que ha jugado en el futbol de México.

  • Pedro de Alvarado

    Pedro de Alvarado

    Por: Gerardo Díaz

    Una anécdota muy difundida e inverosímil sobre Alvarado cuenta que huyó en la Noche Triste tras colocar su lanza en un canal de Tenochtitlan, el cual brincó de forma similar al salto de garrocha actual.

  • Antonio de Mendoza

    Antonio de Mendoza

    Por: Gerardo Díaz

    Además de lo que ordenó realizar durante su mandato en Nueva España, Mendoza dejó instrucciones muy precisas a su sucesor, don Luis de Velasco, para continuar con las mejoras en el virreinato.

  • El 21 de enero de 1769 nació el caudillo insurgente Ignacio Allende

    El 21 de enero de 1769 nació el caudillo insurgente Ignacio Allende

    Por: Luis Salmerón

    Según los planes de la conspiración de Querétaro, Allende sería el jefe principal de la rebelión integrada principalmente por criollos novohispanos. Luego de que los sucesos se tornaran diferentes a lo previsto, se mantuvo leal a la causa independentista bajo las órdenes de Hidalgo.

  • Don José de la Borda, el “Fénix de los mineros” en Nueva España

    Don José de la Borda, el “Fénix de los mineros” en Nueva España

    Por: Jacques Paire

    Uno de los últimos biógrafos de don José nos ofrece una nueva mirada sobre aquel joven francés nacido a principios del siglo XVIII, quien al llegar a Nueva España desarrolló un talento inusual para rescatar vetas abandonadas en las minas y así convertirse en el propietario de una inmensa fortuna. Tras la muerte prematura de su esposa, De la Borda replanteó sus metas y consagró sus bienes y sus hijos al servicio de Dios, para dejar como su más grande legado la iglesia de Santa Prisca, en Taxco.

  • Pages